La frase de hoy: _____________________________

martes, 4 de agosto de 2009

El Sexo Oral

Dedicaré un breve espacio para hablar sobre consejos de Sexo Oral antes de pasar a algunas "posiciones sexuales" o "Kamasutra Gay".

En primera lugar, la higiene bucal del que hace la felación. Basta con un buen lavado de dientes, y estar conciente de que si estás atravesando por alguna infección bucal (tal como herpes) te abstengas de hacerle sexo oral a tu amado, puesto que podrías pasarle la infección de tu boca a su pene. En este caso las barbas rasposas y los metales en la lengua o labios no suelen ser tan problemáticos como en el caso de un annilingus o "beso negro" (del que ya hablé con anterioridad), sin embargo debes ser muy cuidadoso si piensas chupar la zona de piel que está justo debajo del glande y tienes barbas rasposas o metales puesto que dicha zona posee una piel muy delgada y ultrasensible, y por lo tanto podría lesionarse muy fácilmente.

Luego, debes tener un buen ojo para examinar rápida y cuidadosamente la zona viril de tu amante ¿Que es lo que debes encontrar? Que esté limpia, es decir, que esté libre de protuberancias sospechosas como verrugas o chancros (son como especies de cráteres), de ampollas o heridas sangrantes, de o sitios que supuren sustancias extrañas blancuzcas amarillentas. Si el pene de tu amado está limpio, prosigue al siguiente paso; pero si no lo está y encuentras alguna de las cosas que he mencionado arriba, entonces suspende la sesión de sexo puesto que el hecho de tenerlas sugieren que el amante pueda tener una infección de transmisión sexual, como herpes, papiloma, gonorrea o sífilis. Puedes incorporar de forma creativa esta "inspección rápida" como parte del juego sexual para que no parezca algo tan técnico, usa tu creatividad.

Después viene la cuestión del "si quiero hacerlo, pero no sé si me guste mucho hacerle sexo oral a mi pareja". Si este es tu caso, el consejo es exactamente el mismo que recomendé para acostumbrarse al "beso negro": unta algún comestible no irritante y no hecho con aceite sobre el pene de tu amado (recuerda: no irritante para que el pene no duela, y no de aceite para que el condón no se rompa) y así te será más fácil irte acostumbrando poco a poco al sabor y olor del pene de tu amante.


Probablemente el problema principal a la hora de practicar sexo oral (principalmente con aquellos chicos que poseen "paquetes ultraenormes") sea ese molesto "reflejo de arcada", dicho sea de otro modo, las "ganas de vomitar". Este reflejo, valgan decir algunas palabras sobre él, es el que nos protege cuando algo le ha "caído mal" a nuestro estómago, o incluso cuando algo ha quedado pegado detrás de nuestra garganta; el reflejo de arcada es protector, pero en el sexo oral puede volverse un completo fastidio. No existe una sola manera para atenuar este reflejo, y probablemente en la mayoría de las ocasiones tengamos que aprender a lidiar con él; pero tenemos que intentarlo y aquí van algunos consejos, tomen el que más les lata:

A. Relajáte. Esto hará que disminuya (sin que desaparezca, esto es claro) la urgencia de que "todo salga hacia afuera".
B. Si tu novio tiene un miembro viril de gran tamaño (aparte de gorda, larga), puedes evitar las arcadas metiendo solo una parte en tu boca. Estimula su glande y la parte de arriba del tronco de su pene con tu boca, y la base y la parte de abajo con tu mano; las sensaciones placenteras se concentran principalmente en el área del glande y el área que lo rodea, por lo tanto el hecho de que no pueda caber todo en tu boca no "minimiza" el placer, por el contrario, podría aumentar por el hecho de enfocarte únicamente en esa área sensible.
C. Usa la nariz. Algunos hombres encuentran que respirar únicamente por la nariz mientras viajan hacia la base del pene de su amante disminuye notablemente sus arcadas; otros, por el contrario, encuentran que es exactamente lo opuesto, o sea, contener la respiración mientras introducen todo el pene de su pareja en su boca.
D. Ajusta el ángulo de tu cuello. Inclina tu cabeza hacia atrás para ajustar el ángulo de penetración de tu pareja, de manera que su pene esté mejor alineado con tu esófago y no con la parte de atrás de tu garganta (De ahí es de donde proviene el reflejo de arcada: de la parte trasera de tu cavidad bucal).
E. Personalmente no lo recomiendo para el sexo oral, pero de todos modos lo dejó como opción: el uso de enjuagues bucales o pastillas comercializadas para el dolor de garganta. Este tipo de productos contienen anestésicos que "adormecen" los nervios de tu garganta, por lo tanto la sensación de arcadas se vuelve insignificante; desgraciadamente al tratarse de anestésicos disminuyen el placer, tanto tuyo como el de tu pareja, y por lo tanto el sexo oral no se disfruta.





Le siguen consejos para quién penetra:

A. Si tu pareja es asustadiza o continuamente experimenta "arcadas" deja que él lleve el control del sexo oral. No fuerces una penetración oral en este tipo de amante, de hacerlo solo provocarías dos cosas: más arcadas, o algo realmente aterrador, que tu pareja muerda abajo tu pene; esto se debe principalmente a que cae en pánico porque siente que tu pene, el cual fuerzas a que entre todo en su boca, le esta bloqueando la entrada de aire, además de producirle arcadas.
B. Comunicación. Descubre que es lo que a tu pareja no le gusta del sexo oral; si tiene que ver con la higiene no lo enjuicies, escuchaló y encuentren juntos una solución; si tienes alguna infección por hongos (pie de atleta en la entrepierna) deshazté de ella.
C. Creatividad. El sexo oral solo es una parte del amplio repertorio erótico del acto sexual, asi que no enfoques la gran parte del rito sexual en la felación; besénse, acariciénse, explórense, penetrénse, recorránse... Esto también tiene dos razones para ser así: en primer lugar llegará el momento en el que los músculos de la mandíbula del amado se cansen y si lo fuerzas a seguir chupando seguramente le dolerá; en segundo lugar porque el ritmo del acto sexual puede volverse tan monótono si están tan enfocados en la felación, que les resultará aburrido a ambos.


A algunos chicos les excita que durante el sexo oral su amado use sus dientes para estimula su glande; respecto a esta situación ten mucho cuidado, si tu pareja desea que uses los dientes procura rozar suavemente su glande con ellos, de otro modo si los usas de un modo brusco o incluso asestando mordidas puedes crearle heridas horrendas en su glande.

Por último, viene la pregunta casi obligatoria de todo mundo ¿y el VIH no puede transmitirse por sexo oral? Voy a ser lo más claro posible, puesto que las posturas actuales son inespecíficas al respecto. En primer lugar, el acto de felación sin eyacular en la boca del amante trae un riesgo muy bajo de infección por VIH, puesto que el líquido preeyaculatorio posee una cantidad bajísima de virus; las infecciones que ocurren sin eyaculación se deben al hecho de que una persona sana posee una herida en su boca (fuego labial, encías sangrantes, cortadas, aftas) y le hace una felación a una persona VIH (+), o al contrario, que una persona VIH (+) con alguna herida en su boca le haga una felación a una persona sana con una herida en su pene. Es decir, para que la infección se dé, debe haber un miembro VIH (+) en la pareja y un punto de entrada, o sea una herida, en la boca o el pene del otro. Si de antemano sabes que tu amado es VIH positivo (o que incluso tú lo seas) y deseas hacerle sexo oral lo más recomendable es enfundar su pene en un condón (no se preocupen, actualmente existen algunas presentaciones de látex "ultrasense" o ultrafinos que no disminuyen tanto el placer, pero repito, tengan mucho cuidado con los dientes para que no rompan el condón o lesiones su pene). Por eso es importante la comunicación de pareja, por eso es muy importante saber quién es el tipo con el que nos acostamos; pasados dos temas más hablaré sobre el tema de la serodiscordancia en la pareja (es decir, cuando un miembro es VIH negativo y el otro VIH positivo).

Los próximos post son algunas posiciones sexuales, un "Kamasutra Gay".

3 comentarios:

  1. Excelente...eso sí, nada de luces apagadas a la hora de la inspección del pene...

    Saluditos

    ResponderEliminar
  2. Anda! Eso fue lo que me ha faltado mencionar Beto! Nada de luces apagadas, nada de "apaga la luz que así me gusta hacer el amor"... no al menos hasta que ya haya seguridad de que nuestro amante no tenga "algo por ahí". Atinada observación de tu parte :-)

    Que bueno que te sirve alexis :-)

    Un abrazo a ambos, chicos!

    ResponderEliminar

Comentarios homófobos o trolles de internet serán borrados.